Inicio / Corredor de Propiedades / Aspectos Legales del Corredor de Propiedades / Aspectos Legales del Corredor de Propiedades

Aspectos Legales del Corredor de Propiedades

Comparte esto en:
publica
publica
publica
Jan 19, 2016 - 10:45:05 AM
Inicio / Corredor de Propiedades / Aspectos Legales del Corredor de Propiedades / Aspectos Legales del Corredor de Propiedades

La Ley N° 18.796 de 24 de Mayo de 1986, derogó el Registro Nacional de Corredores de Propiedades que existía en Chile, y junto con ello, desaparecieron también todas las normas que regulaban el corretaje de propiedades, por lo que ésta pasó a ser una actividad que cualquier persona puede realizar sin limitaciones ni exigencias previas, es por eso que, desde un punto de vista puramente formal, puede ser corredor de propiedades cualquier persona natural o jurídica que tenga un inicio de actividades en S.I.I. y una patente comercial otorgada por la municipalidad correspondiente. 

 

Algunas leyes y regulaciones dictadas en los últimos años para garantizar la probidad pública y la transparencia de los mercados, han incorporado a los corredores de propiedades, en asuntos tan delicados como son el lavado de dinero y la evasión tributaria, obligaciones de control y reserva, que suponen niveles de especialización propios de profesionales con experiencia en la materia.           

 

Es así como el artículo 3° de la Ley 19.913 que creó la Unidad de Análisis Financiero (UAF) para combatir el lavado de dinero y el blanqueo de activos, impone a los corredores de propiedades la obligación de informar operaciones sospechosas que adviertan en el ejercicio de sus actividades, mantener registros especiales de sus operaciones, informar cuando se les exija por el Servicio y guardar reserva, bajo severas sanciones en caso de incumplimiento.

 

 Por su parte, el Servicio de Impuestos Internos, por Resolución Exenta N° 64 del 30 de Junio de 2005, impuso a los corredores de propiedades la obligación, bajo pena de multas, de presentar declaraciones juradas anuales sobre las operaciones de arrendamiento de bienes raíces no agrícolas en las que les ha tocado intervenir, con el objeto de prevenir evasiones tributarias.

 

Resulta evidente que esas normas suponen una mínima capacidad e idoneidad en quienes ejercen el corretaje inmobiliario, supuesto que no se cumple si en el sector actúan personas que se aprovechan de las facilidades de acceso para incurrir en prácticas dolosas, al margen de toda posibilidad de control, es por eso que el corredor de propiedades debe ser una persona con sólida formación ética.

 

El éxito en esta actividad está dado por la actitud empresarial del emprendedor y los conocimientos técnicos adecuados relacionados con la actividad.

Comparte esto en:
Categorías
Últimas Publicaciones

Directorio de Corredor de Propiedades